La Caja de Juguetes
Choroní
Emilio Mendoza

Concierto-Instalación
para un ejecutante barrigón, una mujer en hilo dental,
tres equipos de sonido con generador transportables

2012 / 7'
Es parte de la serie de piezas ecológicas. Ver también la original de 1977: Chichiriviche

Instrumento:
        Los siguientes objetos son necesarios para hacer el instrumento:
Atar las objetos de desechos con el nylon en varias filas colgantes de la correa de motor, similar a los adornos sonoros o sonajeros de vidrio:
latas
Equipo:
       Tres equipos de reproducción de sonido en tres carritos transportables, con generador de electricidad a gasolina, con tres músicas simultáneas y diferentes, de salsa, reggaetón, merengue dominicano, reggae,  a su máxima capacidad de  volumen.

Intérprete:
        Una persona de 25 a 55 años, varón, barrigón, clase media, vestido con chores o traje de baño nuevos, camiseta con algún símbolo de beisbol o política, cholas de plástico, lentes oscuros,  El instrumento lo carga en la mano derecha y en la otra mano mantiene una botella destapada medio llena de cerveza o de licor (guarapita). La mujer, vestida con zapatos o sandalias de tacón elevado, lentes oscuros, muy arreglada, con prendas, tiene un hilo dental y si quiere, un pareo semi-trasparente. Sostiene en sus manos un espejo pequeño de maquillarse y una pintura de labios y un paño.

Acción:
Las luces se encienden, hay dos sillas de playa en el medio de la tarima, el ejecutante con la mujer entran poco a poco a la tarima desde la izquierda, y se inician los motores de los carritos y se ponen a sonar los tres a todo volumen. El ejecutante se para en el medio de la tarima, sonríe y produce sonidos con el instrumento de latas por 5 segundos sostenidos, mientras la mujer se sienta y empieza a intarse los labios. Por supuesto no se oye nada por el nivel alto del equipo de sonido. El intérprete se detiene, mira directamente al público, toma un trago de la botella y se sale del escenario por el mismo lado que entró. La mujer se queda sentada mirando al sol, relajada, o echándose crema en la piel, mientras la música sigue sonando. Antes de salir de la vista del público, el ejecutante tira el instrumento al piso, le da una patada para hacerlo llegar hasta el público, y toma otro trago de la botella. Se apagan las luces y se queda la audiencia oyendo el sonido fuerte con las luces apagadas por unos 10 segudos minetras la mujer se sale en oscuro.  Luego se apaga el sonido y los motores abruptamente y se prenden las luces.