sound cloud  youtube  fb twitt instragram
ozonojazz.com  +58 424 257 3245  ozonojazz@gmail.com 

MEDIA:  MÚSICA  | VIDEOS  | GALERIA  | CONCIERTOS |
INFO: FUNCIÓN | INTEGRANTES | TARIFAS | DISTRIBUCIÓN | RIDER |
HOME

silencio
SILENCIO I
(Emilio Mendoza)

En los conciertos acostumbramos a “limpiar” el ambiente sonoro del recinto, haciendo sonar tres cuencos metálicos del Tíbet y los crótalos antiguos. En este caso, los bloques de silencio cada vez más largos son presentados dentro del discurso de la música para conservar su pureza como espacios de tiempo en silencio musical, imperturbables.


Música

    • Tres cuencos tibetianos, crótalos antiguos y armónicos vocales, en Guarapiche Blues (2019)  sólo en la edición en Disco Compacto físico.
 

silencio II
SILENCIO
II

(Emilio Mendoza)

El ambiente sonoro se limpia al final con esta pieza, presentando bloques similares de silencio como se expusieron desde el comienzo del disco (Silencio I), pero terminando con unas "Variaciones sobre 4:33 de John Cage". Estos 4:33 minutos de silencio se incluyen sólo en el CD en físico, pero no está en la versión en línea.


A diferencia de las interpretaciones acostumbradas de esta pieza, su famosa obra es aquí “ejecutada” dentro de un espacio musicalmente definido y estructuralmente expresado. El silencio musical se termina igualmente con un elemento sonoro de la pieza, el "ding" al final. Esta inserción de un silencio de 4:33 minutos de duración dentro de un espacio musical, nos permite escucharlo puro y absoluto, un silencio que se convierte en un espacio de tiempo, como así lo indica correctamente su nombre: 4:33.


En las ejecuciones de la obra de Cage, el ambiente sonoro del recinto o sala de concierto en donde se encuentran los oyentes y el ejecutante, se confunde con la escucha de su pieza porque no hay diferenciación entre el ambiente de sonido y la composición. Cage jugó con esa ambigüedad del "silencio" y se debe admirar especialmente el logro de traer a consciencia la existencia, al azar, de un entorno sonoro ya que el silencio, fuera de la música, no se puede percibir.



slincio II
SILENCIO III
(Emilio Mendoza)

Para "escuchar" o percibir el silencio dentro de la música, se propone una segunda variación de la composición de John Cage en esta última "pista" del álbum. En este caso, no es una banda sonora, ni siquiera un espacio de tiempo en silencio como en la anterior, ya que 4:33 minutos sin música, incluso dentro de un espacio de tiempo musicalmente definido como se presentó anteriormente, es imposible ser percibidos por los humanos, solo en casos especiales de un yogui en estado de meditación profunda. Para percibir un silencio musical, necesitamos sentir el tiempo, y eso sólo es posible si tenemos como persona oyente individual o en grupo, un sentido recurrente del pulso, es decir, un sentido del ritmo.

 

Aquí tenemos un maravilloso intercambio de estados: 1. Silencio ambiental, que es un sonido suave que generalmente llamamos "silencio" pero que realmente, no lo es; a 2. Un espacio de tiempo como en la composición de Cage, con la ambigüedad de no tener un umbral para percibir cuando escuchamos el entorno sonoro o el silencio de su pieza; a 3. Silencio II en el que tenemos un trozo de silencio puro dentro de una estructura musical pero que aún permanece como un trozo de tiempo medible; a 4. Ahora en Silencio III tendremos un silencio musical puro como tiempo musical percibido al proporcionarse un pulso, es decir, el silencio se convierte en ritmo puro, pero ... a través de estímulos que no estén en el mundo sonoro, de lo contrario ¡no tendríamos ningún silencio!.

 

Entonces, aquí está: podemos percibir estructuras de tiempo musical a través de diferentes sentidos además de escucharlas, siempre y cuando los pulsos regulares caigan dentro del dominio musical (± 40-200 ppm), percibidos a través del tacto, la luz o el movimiento visual: Tómese de las manos con un compañero, proporcione un pulso a través de la luz, un director o balancee su cuerpo o presionando sus dedos sobre las manos, y manténgalo durante 4:33 minutos: Silencio musical real y puro, ¡ahora como ritmo!.

 

Para obtener más información sobre este fascinante tema, consulte el artículo "En torno al Silencio". Para más información sobre el activismo ecológico de Ozono Jazz para salvar el Sonido de la Tierra, ver la parte de abajo del portal web: https://ozonojazz.com

 


Si aprecia nuestra música y misión, puede ayudarnos a través de una donación.
BsS: Banco Mercantil, Cta Corriente: 01050024981024267520, Emilio Mendoza Guardia  C.I. 3186000
US$: Zelle  emiliomen@gmail.com Paypal:  emiliomen2007@hotmail.com

Ozono Jazz está representado por Producciones
artemus C.A.

© 2019 Copyright por Emilio Mendoza. Todos los Derechos Reservados